Fotografias de autor

LIMITE POR AUTOR, 4 IMÁGENES POR DÍA, SI SUBÍS UNA SERIE EL LIMITE ES DE 6, MUCHAS GRACIAS!

martes, 25 de abril de 2017

AMORES IMPOSIBLES!


Amores Imposibles
Ismael Serrano

Miran al cielo y piden un deseo: 
contigo la noche más bella. 
Amores imposibles 
que escriben en canciones 
el trazo de una estrella. 
Cartas que nunca se envían. 
Botellas que brillan 
en el mar del olvido. 
Nunca dejes de buscarme 
la excusa más cobarde 
es culpar al destino, 
es culpar al destino.

La portada de esta semana es de:





Atrapados por la Imagen te felicita por este merecido destaque!!


En Santiago de Chile, la Laguna Artificial Piedra Roja Chicureo .


Vista de Paris, desde el ultimo piso de la Torre Eifhel Paris. Octubre 2016.


"Anhelo..."

...de florecer, y ejercer su breve reinado en el jardín.

"Trazos auríferos."

Sólo unos instantes...versos efímeros.

Punto de fuga y un tren que no vendrá;los pájaros solos cantaran!

Realidad de un pueblo del partido de 25 de Mayo. Argentina.

El volcancito - Rafael García García Diego!


Goran Tomasevic - Fotógrafo de Guerra.

Goran Tomasevic es un fotorreportero serbio (nacido en Belgrado en 1969) que trabajaba para la agencia Reuters desde 1996 y que ha pasado más de 20 años cubriendo historias de guerras y revoluciones y consiguiendo algunas de las imágenes más perdurables de los conflictos de los Balcanes, Irak, Afganistán, Libia y Siria. Su amplia obra incluye series fotográficas de Sudán del Sur, Cachemira, Mozambique, República Democrática del Congo, Nigeria y también la cobertura de Juegos Olímpicos y Copas del Mundo de fútbol.

Cuando he estado en un campo de batalla siempre me las he arreglado para mantener la mente clara.

Biografía

Goran Tomasevic tuvo que vender su moto cuando era adolescente, por orden de su padre, para comprarse una cámara. Uno de los mejores amigos de su hermana, Mico Smiljanic, era fotógrafo y le enseñó la escala de grises y un montón de cosas. Fue un maestro increíble y una gran influencia. Lo que aprendió cuando tenía 13 o 14 años era realmente importante, eran los fundamentos técnicos de la fotografía, y así cuando empezó a trabajar tenía ya un gran camino recorrido.

Fotografió las guerras que siguieron a la desintegración de la antigua Yugoslavia para un periódico local, y en 1996 se unió a Reuters. Cubrió las tensiones políticas latentes en Kosovo y las manifestaciones anti-Milosevic en su ciudad natal de Belgrado. Durante los tres meses de los bombardeos de la OTAN en Serbia en 1999, Tomasevic fue el único fotógrafo que trabajaba para la prensa extranjera.

Se trasladó a Jerusalén en 2002, cubriendo la segunda Intifada palestina. Durante la invasión de Irak en 2003, su imagen de un marine estadounidense viendo el derribo de una estatua de Saddam Hussein se convirtió en una de las imágenes más icónicas de la guerra. Después ha vuelto a menudo a Irak y también ha fotografió regularmente en Afganistán.

Tomasevic se trasladó a El Cairo en 2006 y estuvo en el corazón de la Primavera Árabe. En Libia, una imagen de una bola de fuego en un ataque aéreo contra combatientes pro-Gadafi se convirtió en una imagen icónica de la guerra de Libia, adornando las portadas de más de 100 periódicos de todo el mundo. Sus crudas imágenes de los combatientes rebeldes a Assad entre las ruinas de Alepo y Damasco han obtenido un gran reconocimiento internacional, al igual que su cobertura del sangriento asedio a un centro comercial de Nairobi en Kenia, donde tiene su sede.

Goran Tomasevic in Cairo during the Egyptian revolution.

Su trabajo ha sido reconocido con numerosos premios internacionales de prestigio, como Fotógrafo del Año Reuters en 2003, 2005, 2011 y 2013, mejor fotografía de Reuters del año en 2008. En 2014, fue galardonado con el primer premio en la categoría Spot News Stories en el World Press Photo y el segundo y el tercer premio en News Imagen Story en POYi. Ha ganado el China International Press Photo of Year en 2011 y otros muchos.

Lluvia urbana

                   
                                                                                              Córdoba- 2017

Testigos de la historia que fue....


Elephant vision. Selfie intervenida. del artista ‎Nestor Gabriel Bonci‎


lunes, 24 de abril de 2017

La historia en imágenes....


Vladimir Putin, presidente de Rusia, durante su juventud (el único que tiene gorra).

Siluetas!


Amaneciendo en Villa O"Higgins el ultimo lugar poblado de la Patagonia de Chile. Esta es su plaza.


Un hermoso paisaje del Lago General Carrera. Patagonia de Chile. Fotografia desde el Bus. Marzo 2017


Casa de campo - Verdes variados






Parque soleado...


Alessandra Sanguinetti: Guille y Belinda




  Alessandra Sanguinetti es una fotógrafa considerada argentina, porque aunque nació en 

Nueva York en 1968, desde los dos años vivió en Argentina hasta 2003 en que regresó a 

los Estados Unidos.



  Desde pequeña se interesó por la fotografía, a los nueve años entró en contacto con 

algunos libros de su madre de los cuales uno le impactó profundamente. En él se 

documentaba la vida en un pueblo de Wisconsin, EEUU, en los inicios del SXX, con toda 

crudeza se mostraban fotografías, recortes de diarios y anotaciones de un centro 

psiquiátrico. Dice Sanguinetti que le llamó especialmente la atención la primera frase de la 

introducción de este libro: “…las imágenes que están por ver son de gente que alguna vez 

estuvo viva”.



  Esta frase junto con la foto de una niña que está muerta dentro de su cajón hicieron que a 

tan corta edad tomara conciencia de la posibilidad de su propia muerte y decidiera 

fotografiar: “todo aquello que más quería para asegurarme que cien años más adelante se 

supiera de nosotros”.




  De niña viajaba todos los veranos al campo en la provincia de Buenos Aires, lo que la 

puso en contacto con realidades y costumbres muy distintas a las de la ciudad, que 

seguramente impactaron en su sensibilidad. Con el paso de los años volvió al campo para 

darle forma a un proyecto fotográfico que se llamó “En el sexto día”, donde documenta con 

aspereza y rigor la relación de la gente de campo con la tierra y con sus animales a 

quienes cuida y más tarde tendrá que sacrificar.




  Allí, mientras realizaba este trabajo, fue que conoció a Guille y Belinda, dos niñas de 

nueve y diez años respectivamente. Y comenzó a fotografiarlas para registrar sus cambios 

físicos y psicológicos que iban experimentando en esa etapa de sus vidas. Pero no es sólo 

un estudio formal de sus cambios externos, sus juegos y actitudes, sino que a medida que 

las niñas y más tarde adolescentes fueron tomando confianza con ella se animaron a darle 

a conocer sus sueños y fantasías.



  Sanguinetti trabajó con ellas para ayudarlas a concretar sus ideas y poder representarlas, 

se volvieron estrellas de sus sueños y realidades. Confeccionaban sus disfraces con los 

elementos cotidianos que tenían a su alcance, sus escenarios eran sus casas y el campo 

mismo.



  Sanguinetti señala: “Al prestarles atención y al darles el espacio para actuar sus sueños y 

miedos privados, logré entrar en un mundo que de otra manera hubiera quedado 

encerrado dentro de ellas y por último desvanecido”



  El resultado de este trabajo es una extraordinaria y muy apreciada serie de fotografías 

que la autora denominó “Las aventuras de Guille y Belinda y el enigmático significado de 

sus sueños” y de esa serie son las fotos que mostramos en este artículo.



  Esta serie es el resultado de cinco años de labor, que continuó por cuatro años más, 

donde Alessandra registró los nuevos cambios que se fueron produciendo, las niñas ya 

dejan de serlo y entran en el mundo de los adultos. Esta nueva serie la ha llamado “The life 

that comes” (La vida que viene).
  


  Alessandra Sanguinetti trabajó en el diario Clarín y en la revista Viva, en Buenos Aires.   Sus fotografías se han publicado en The New York Times Magazine, The New Yorker, LIFE, Newsweek y New York Magazine.
  Ha recibido becas de las fundaciones Guggenheim y Hasselblad, entre otras becas y premios.
  Su fotografía está incluída en colecciones públicas y privadas como el Museo de Arte moderno de Nueva York (MoMA), el Museo de Arte Moderno de San Francisco, el Museo de Belles Artes de Houston, el Museo de Bellas Artes de Boston, el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires.
  En 2007 entró en la Agencia Magnum.


Fuentes:




Recuerdos de mar