Fotografias de autor

LIMITE POR AUTOR, 4 IMÁGENES POR DÍA, SI SUBÍS UNA SERIE EL LIMITE ES DE 6, MUCHAS GRACIAS!

viernes, 31 de marzo de 2017

De Poetas y Poemas...





Luis Cernuda fue uno de los poetas fundamentales de la Generación del 27, nacido en Sevilla en septiembre de 1902. La obra de Gustavo Adolfo Bécquer despertó su interés por la poesía desde muy pequeño; comenzó a escribir alentado por un profesor, quien a su vez le brindaba conocimientos técnicos. En su juventud, realizó sus primeras publicaciones en Revista de Occidente. Estuvo siempre muy influenciado por la literatura francesa, e incluso tradujo parte de la obra del surrealista Paul Éluard. Nunca escondió su homosexualidad, y esto acarreó las nefastas etiquetas y el esperable desprecio en su propia tierra, con la cual no parecía sentirse muy identificado. Durante la Guerra Civil, comenzó su exilio en Estados Unidos, donde trabajó como docente. Más tarde, se trasladó a México, donde falleció en noviembre de 1963.
A lo largo de su vida, reflejó en sus poemas un espíritu que comenzó esperanzado, que exaltaba la belleza y la ornamentaba, pero que progresivamente se fue endureciendo y se volvió más práctico y conceptual. Algunos de sus títulos, ubicados en orden cronológico, bastan para avalar lo dicho anteriormente: "Perfil del aire", "Los placeres prohibidos", "Las nubes", "Vivir sin estar viviendo" y "Desolación de la quimera". Tras el asesinato de Lorca, le dedicó la elegía "A un poeta muerto (F. G. L.)".


Luis Cernuda

Razón de lágrimas.

La noche por ser triste carece de fronteras. 
Su sombra en rebelión como la espuma, 
rompe los muros débiles 
avergonzados de blancura; 
noche que no puede ser otra cosa sino noche. 

Acaso los amantes acuchillan estrellas, 
acaso la aventura apague una tristeza. 
Mas tú, noche, impulsada por deseos 
hasta la palidez del agua, 
aguardas siempre en pie quién sabe a cuáles ruiseñores. 

Más allá se estremecen los abismos 
poblados de serpientes entre pluma, 
cabecera de enfermos 
no mirando otra cosa que la noche 
mientras cierran el aire entre los labios. 

La noche, la noche deslumbrante, 
que junto a las esquinas retuerce sus caderas, 
aguardando, quién sabe, 

como yo, como todos.


4 comentarios:

  1. No lo conocía Laura me encanto ese poema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Enrique, que honor tu opinión!!!! abrazo!!!!

      Eliminar
  2. Preciosos tus informes sobre literatura y los poemas elegidos . Gracias Laura!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Tesi!!!!! cuanto me alegra que te guste!!!!!!!!!!!! besotesssssssssss

      Eliminar

deja tu comentario gracias!