Fotografias de autor

LIMITE POR AUTOR, 4 IMÁGENES POR DÍA, SI SUBÍS UNA SERIE EL LIMITE ES DE 6, MUCHAS GRACIAS!

jueves, 6 de julio de 2017

MIRADAS FOTOGRÁFICAS HOY: HARRY CALLAHAN - DETROIT



"A fotografiar se aprende haciendo fotos". Este podría ser el resumen de las múltiples enseñanzas de uno de los fotógrafos más destacados, innovadores e inspiradores del siglo XX: Harry Callahan.




Curiosamente este norteamericano nacido en Detroit en 1912 aprendió de forma autodidacta. Y pronto creó escuela. Tanto como para que pocos años después de empezar a desarrollarse como fotógrafo empezó a dar clases en el Instituto de Diseño de Chicago (de la mano de László Moholy-Nagy), actividad que compaginó durante muchos años hasta su retiro.





Mucho tuvo que ver su enorme talento y su práctica constante. De hecho es algo que siempre
defendió, de ahí la frase con la que inicia  este artículo.



Harry Callahan: sus inicios

Harry Callahan compró su primera cámara en 1938, se trataba de una Rolleicord 120 con empezó a desarrollar su intuición y a conformar su metódico proceso. Poco después, en 1940, ingresa en la Detroit Photo Guild, donde conoce a Arthur Siegel que le introduce en la fotografía experimental (y será su gran influencia). Callahan quedó impactado por Ansel Adams en una conferencia, con lo que empezó a experimentar con cámaras de mayor formato y, en 1945, tras un viaje a Nueva York, conoce a grandes contemporáneos de la fotografía (incluido otro nombre clave para su carrera: Arthur Siegel).







Su dominio de la composición se desarrolló con un constante trabajo y experimentación en la calle. Cada día salía a pasear con su cámara, a fotografiar lo que le rodeaba con profusión (por ello es considerado uno de los grandes en la fotografía urbana) y luego, a su regreso, revelaba los mejores negativos. Así entrenaba su mirada, afinaba su estilo y le servía como banco de experimentación.




De hecho, si por algo es conocido Callahan es también por su enorme tendencia a experimentar con diferentes técnicas: exposiciones múltiples, tanto para fotografía de arquitectura como para retratos. En formato pequeño o en gran formato. Pero siempre con una cámara encima y fotografiando su alrededor, su vida.











Fotografiando su propia vida

De este interés por lo que le rodeaba, sin obviar su espacio más íntimo y personal, se conforma otra buena parte de su obra. Su esposa Eleanor y su hija Bárbara son protagonistas de muchos de sus retratos artísticos. Unos retratos a menudo intimistas, otros muy experimentales, pero en todos ellos con una gran capacidad para unir persona y entorno para reforzar el sentido de la fotografía.






Callahan fotografía a su esposa en todas partes, durante toda su vida juntos, desde su casa a paseando en la calle, envuelta en paisajes naturales e incluso en desnudos. Casi siempre en blanco y negro, pero también probó con el color y, como indicamos, experimentando constantemente y haciendo de la doble exposición todo un arte.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

deja tu comentario gracias!