Fotografias de autor

LIMITE POR AUTOR, 4 IMÁGENES POR DÍA, SI SUBÍS UNA SERIE EL LIMITE ES DE 6, MUCHAS GRACIAS!

miércoles, 31 de mayo de 2017

EL FOTÓGRAFO DEL MES....



FOTÓGRAFO DEL MES DE JUNIO


MIGUEL FERNÁNDEZ (Elfs)




"Miguel es un creativo nato, lleva dentro de si lo que expresa con tremenda facilidad, ya sea en la fotografía como en sus relatos.
Intuitivo, creativo y con un desparpajo de aquel que sabe que solo está expresando lo que siente y lleva dentro.
Sus fotos como sus textos son un desafió para el que observa o lee porque está fuera de los cánones de un artista convencional, podrá gustarte o no, pero si se le deberá reconocer que son verdadera creaciones de estilo único y atrapante…"

Enrique Picchio.






Miguel antes que nada, mil gracias por recibirnos y permitir que los amigos de Atrapados por la Imagen puedan conocer sobre tus obras, tus inquietudes y opiniones.

- Muchas gracias por esta oportunidad de acercarme a ustedes a través de las palabras, a vos, Laura y a todas las personas que componen Atrapados por la Imagen.

Nos gustaría que nos contaras dónde naciste y dónde vivís en la actualidad, cómo es el lugar de tu procedencia, la gente, tu familia y alguna experiencia de pequeño. 



- Nací en algún lugar del mundo de cuyo nombre, en este momento, no quiero acordarme, aunque hay una historia que dice que nací un 31 de febrero por la tarde, a orillas del río Meta en los bosques del Sahara. Aun así… “por ahora” -como dijo un difunto muy conocido y odiado en mi mundo- resido en Venezuela, o la bien llamada “nueva cuba”. 

- Soy hijo de padre español (Q.E.P.D.) y madre venezolana, con una tía paterna viviendo en la Argentina, a quién solo he visto una vez, en 1982. Del resto, están todos en Venezuela, o en España. 
- La ciudad donde radico, acá en este mundo, se llama Barquisimeto, en la región centro occidental de Venezuela, conocida como ‘la ciudad musical de Venezuela’ o ‘la ciudad de los crepúsculos’. Me muevo en un entorno  de personas ligadas al arte: músicos, poetas, gente de teatro, filósofos de la calle, mucha cultura subterránea, muy clandestina, creo. Siempre ha sido así, me alimento de todo ello, de ese entorno que me rodea, de mi familia, que es lo mejor. Mis viejos siempre apoyaron mis locuras; por llamarlas de alguna manera; hasta ante aquellas locuras con las que nunca coincidieron, siempre estuvieron allí para apoyarme. A los 18 años, por voluntad propia, comencé a analizarme con la ayuda de un psicólogo. Lo hice porque me sentía aislado de mi grupo de amigos, me veía fuera de lugar, no sabía cómo hablarles a los chicos y chicas de mi edad… mientras ellos pensaban en boliches y fiestas… yo hablaba de libros y obras de teatro, conciertos de jazz, o de ir a escuchar a la sinfónica. ¿Podría esa ser una de mis experiencias? 




- Habría que especificar de qué tipo de experiencias hablamos. Podría decirse que, a los seis años de
edad estuve así, así de perecer… o que quizás yo, no sea yo… ¿y si fuese otro?  A los 6 años de edad me fui como siempre de vacaciones al campo con mis abuelos y, en una de las paradas en la carretera, había un riachuelo con una pequeña cascada en el que recogíamos agua. Mis primos y yo fuimos a la parte alta, donde había un muro de piedra desde donde se veía mejor la cascada. Di un paso y me resbalé, cayendo al riachuelo desde una altura de unos ocho metros. Abajo me esperaban el arroyo, y una gran cantidad de rocas. Lo que sucedió después muy vagamente lo recuerdo, mi tío me alzaba en brazos después de que, milagrosamente, me había sujetado de unas ramas al caer.
  
- O la otra experiencia, por lo que quizás yo no sea yo, ocurrió, según me contó mi abuela y luego, mi mamá, el día que yo nací en el hospital Antonio María Pineda. En la cama contigua a la de mi madre había otra mujer, quien había dado a luz casi al mismo tiempo con la triste variante que el bebé falleció en el parto. Ella compartía la habitación con mi mamá, y había quedado muy golpeada emocionalmente por la pérdida sufrida, por lo que, en un descuido -cuando mi mamá se durmió y mi abuela fue a buscar algo para comer- esta pobre mujer caminó hasta la cuna donde me encontraba junto a mi mamá, me sacó de ella cargándome en sus brazos, y me llevo a pasear por todo el hospital mientras, según cuenta mi abuela, me cantaba una canción. Todo esto según lo que las personas que la vieron cuando ella salió de la habitación conmigo en brazos narraron luego. Mi mamá y abuela, al no verme en la cuna salieron gritando para ver si alguna enfermera me había llevado. Todos comenzaron a buscarme, y una señora que estaba por allí, dijo haberme visto en brazos de aquella desesperada mujer y que había tomado rumbo a las ventanas. Y allí estaba yo con esa sufriente mujer, junto a una ventana de un octavo piso. Una enfermera la sujetó y me quitó de sus brazos mientras ella repetía “mi hijo, mi hijo…” 
- Ahora, que hemos especificado el tipo de experiencias, podrán coincidir conmigo en que se trató de una infancia similar a la de cualquier niño corriente.



Sabemos por tus obras que estás muy ligado a la fotografía, la literatura y también  a la música,  ¿podrías contarnos un poquito de cómo llega a tu vida cada una de estas actividades artísticas?

- Siempre pensé que la música, el dibujo y la pintura serian mi pasión. En casa siempre hubo buena música, mi papá solía tocar el cuatro, el violín, y cantar. Por otra parte, como dije, solía rodearme de personas ligadas a la música, amigos mucho mayores que tenían bandas de rock, y yo soñaba con ser un rockstar, hasta que un día logré que me inscribieran en el Conservatorio de Música de la ciudad. 
- Por esa época yo tenía una novia a la que le encantaban mis historias disparatadas, chistes y ocurrencias del momento. Un día me dijo: “¿Por qué no escribes todo lo que dices… todas esas ocurrencias tuyas? Hay un concurso en la Universidad Politécnica, y quiero que participes”. Yo le dije que sí pero, en el fondo, me daba fiaca hacerlo. En realidad nunca he tenido mucha fe en lo que hago, pero ella insistió tanto que, por darle gusto, y para que no me preguntara más, lo hice… que para suerte mía fue el cuento ganador, e igual al año siguiente. 
- De allí en adelante tomé el hábito de escribir. Así, se podría decir, llegó la literatura a mí, y claro, por amigos a quienes les debo mucho por los libros que me prestaban. Gracias a ellos se podría decir que soy quien yo soy, aunque en un momento me sentí un inadaptado, fuera de lugar en mi propio tiempo.
- La fotografía siempre me gusto desde pequeño, o mejor dicho, desde que tengo uso de razón. Y ya a los trece años solía manipular una cámara Kodak con rollo de 110mm, era desechable pero era mi cámara “de batalla”, con ella hacia milagros fotográficos, me la había regalado mi prima, luego tuve otra de rollo de 135mm, más moderna hasta que, por fin mi mamá me regaló una Canon EOS 3000, analógica, y luego compre una Nikon FM2, analógica. Desde ese momento, mi mundo giraba en torno a la fotografía

¿Con cuál de ellas te sentís más identificado?

- Decir que me identifico con una de ellas… no sabría… aunque para mí la fotografía y la escritura son “lo más”, la etapa musical quedo atrás, la considero un ciclo cerrado en mi vida, al igual que la pintura y el dibujo, aunque no por eso dejo de oír música y dibujar cuando realmente lo considero necesario, o asistir a buenos conciertos, solo que ya no más como músico, sino como espectador.

Hemos visto que algunos de tus trabajos literarios van acompañados por una foto que los ilustra, ¿hiciste lo mismo con la música, en un video que combine música y fotografías?

- Si lo he hecho en algunas oportunidades para acompañar las grabaciones de la banda a la cual pertenecía.

¿Cuándo y en qué  circunstancias tuviste por vez primera una cámara en tus manos?

- A los trece años una Kodak de rollo 110mm




¿Sentís que podés contar historias con tus fotografías? 

- Si lo creo, estoy más que seguro que transmiten algo, aunque eso queda a criterio de cada persona, que lo interpretará según su estado emocional.

Ellas,  ¿te inspiran en tus relatos? O por el contrario, ¿primero nace el relato y luego buscas la imagen?

- En la mayoría de los casos nacen juntas, imagen y relato. En otras ocasiones, ya la cosa es más premeditada, pensando la imagen y luego en el relato, o viceversa.

Con respecto a la fotografía  ¿te formaste  tomando clases o te consideras autodidacta?

- Autodidacta hasta que vi en la universidad una pequeña introducción a la fotografía que complementó lo poco que sabía de ella… De allí en adelante se acabo el ensayo y error en mis fotos.




Vemos que tu trabajo tiene un estilo muy marcado, ¿te inspira algún autor en particular? 

- En realidad no me doy tiempo para mirar autores, eso sería encaminar mis fotografías por un estilo ya pre establecido, y llegar a la comparación de “tiene el estilo de…”  “o se parecen a las fotos de…”

En tus obras observamos una tendencia de fotografía dramática ¿esto es así?  

- Puede ser, aunque no me guío por un patrón fotográfico, solo hago lo que me gusta y trato de hacer de mi fotografía algo agradable para mí, sobre todo porque son fotografías  producto del momento, me guio mucho por la intuición.

¿Qué opinas del movimiento surrealista?  ¿Vos creés que tus fotografías podrían inscribirse en esta  corriente artística? 

- Eso es algo que podría acuñar algún crítico fotográfico, o aquellas personas que saben del tema, aunque podría decir que algunas, no todas, llevan ese sello surrealista en su presentación visual.



¿Cuándo sentís que una fotografía tuya está bien realizada, que no necesita más edición, que eso era lo que querías lograr?

- Cuando la veo en crudo tal cual nació, y no hay la necesidad de complementar el trabajo en la edición, o cuando no hace falta escribirle algo para que llegue con más vigor al observador.

¿Podrías definir tus fotografías en tres palabras?

- Catarsis  fotográfica mental.


Gracias Miguel por tu paciencia y buena disposición, nos sentimos muy  honrados que a la hora de compartir tus trabajos pienses en Atrapados, Felicitaciones  y… ¡disfruta de tu mes!!! 


Gracias Laura y atrapados por la imagen,por esta entrevista.


El Fotógrafo del Mes, es una idea de "Atrapados por la Imagen".

Administradores:

Tesi Salado

Mercedes Pasini

Enrique Picchio

Laura Jakulis

7 comentarios:

  1. Muchas felicidades Miguelito!!!!!! nos Sentimos muy honrados que estés en Atrapados!!!!!!!! miles de abrazosssssssss

    ResponderEliminar
  2. Millones de Felicitaciones MIGUEL
    Saludos Ricky Kimmich

    ResponderEliminar
  3. Miguel, estamos muy contentos de reconocer tu obra, tan original y coherente de este modo. Nos agrada y estamos honrados de que seas el fotógrafo del mes. Muchas felicidades amigo y a disfrutar este destaque mensual!!! Bss

    ResponderEliminar
  4. Felicitaciones!! Miguel...muy interesante reportaje y tus obras!! Abrazos!

    ResponderEliminar

deja tu comentario gracias!