Fotografias de autor

LIMITE POR AUTOR, 4 IMÁGENES POR DÍA, SI SUBÍS UNA SERIE EL LIMITE ES DE 6, MUCHAS GRACIAS!

domingo, 18 de junio de 2017

Giorgio de Chirico y la pintura metafísica



Lugares donde no pasa el tiempo, donde los individuos se reducen a meras sombras o fantasmas sin vida. En este paisaje, Giorgio de Chirico nos introduce en un ambiente que parece real, pero que en verdad no lo es: tan sólo es un espacio congelado o el escenario de un sueño. Como el propio Giorgio de Chirico dice, se trata del producto de la pintura metafísica.

Giorgio de Chirico, artista de principios de siglo XX, fue una fuente de inspiración para los pintores surrealistas posteriores. Su pintura metafísica intenta retomar la pintura figurativa propia del Renacentismo, donde está muy presente la representación con perspectiva. A diferencia del cubismo,
donde todos los objetos están al mismo nivel, en esta pintura hay profundidad. Sin embargo, esta característica es lo único que une a la pintura metafísica con la pintura renacentista. En este nuevo movimiento artístico, a diferencia del estilo clásico, se buscan los escenarios misteriosos y fantásticos, los seres humanos se van a convertir en estatuas inertes o sombras y se van a representar varios objetos que se extrañan entre sí. Ese punto de onirismo y congelación en el tiempo es lo que más caracteriza a la pintura de Giorgio de Chirico.




Giorgio de Chirico tenía un especial interés en las ciudades antiguas y en su arquitectura. Esto lo
refleja en sus cuadros, en los que mezcla arquitectura antigua o clásica con elementos de modernidad. Por esta razón, en muchas de sus obras podemos observar tanto arcadas o palacios propios del clasicismo como fábricas o estaciones de tren, elementos propios del mundo contemporáneo. Otra característica de sus cuadros es la sensación de vacío, silencio e inmovilidad. Como podemos observar en el cuadro de arriba, La estación de Montparnasse, en el escenario sólo aparecen las sombras minúsculas de dos personas; da la sensación de que el cuadro rebosa silencio y vacío, como si estuviéramos realmente dentro de un sueño de un plaza típica de una ciudad italiana. Lo que realmente representaba Chirico era un mundo visionario que se entrelazaba casi inmediatamente con la mente inconsciente, más allá de la realidad física, de ahí el nombre de su movimiento artístico.






4 comentarios:

  1. Laura que precioso informe.!!! Me encanta este pintor, que sorprende, impacta, traslada a otra dimensión, a otros tiempos. Trasmite sensaciones, y conmociona. Gracias por compartir esta investigación con nosotros . Besos

    ResponderEliminar
  2. Gracias Tesi, Hugo, Maria Laura!!! cuanto me alegra saber que les gusto!!! miles de abrazosssssss

    ResponderEliminar

deja tu comentario gracias!